CONTANDO OVEJAS

CONTANDO OVEJAS

Tal si hiciera el recuento del rebaño,

los años van saltando como ovejas.

Sin embargo no me quedo dormido.

Todavía no quiero.

Por eso empiezo a imaginar los años,

los que me quedan por vivir y no he vivido,

y voy saltando  hacia adelante.

Los saltos son tan lentos,

que el tiempo se ha borrado,

y yo soy pasto del rebaño y no los años.

Me pierdo por caminos,

tal se van encendiendo las farolas:

la larga avenida del noctámbulo.

Las ramas se separan.

Se separan las aguas.

Al final del camino,

esperan las promesas

mientras nos vamos quedando dormidos

como esa vela

con su cera

fundida.

©  de Nalimo Gutiérrez

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s